La música y el sistema inmunitario

Que la música afecte a nuestro estado de ánimo es plenamente aceptado, incluso por aquellos más escépticos pues, ¿quién no lo ha experimentado? Pero, considerar que influye en nuestro sistema inmunitario, parece más un hecho paranormal que científico, al menos por aquellos que desconocen el origen vibracional y el proceso de percepción musical través del sistema nervioso.

Vayamos por partes. El sistema inmunitario (inmunológico) es la defensa natural que posee nuestro organismo detectando los patógenos o agentes dañinos como pueden ser los virus, las bacterias, tumores, etc., protegiéndonos de infecciones y enfermedades que puedan dañar a nuestras células y tejidos. La principal barrera de protección que posee el sistema inmunitario es la piel, las mucosas, las vías respiratorias y el ácido estomacal. Dos componentes importantes, del sistema inmunitario son, entre otros,  las inmunoglobulinas y las citoquinas.

Las inmunoglobulinas o anticuerpos son una clase de glóbulos blancos o leucocitos, y entre ellas está la de tipo A, presente en las superficies mucosas (saliva, secreciones respiratorias, gastrointestinales, …) y en la sangre, ayudando a prevenir infecciones y evitando que los patógenos penetren en el plasma sanguíneo.

Las citoquinas (citosinas) son proteínas, que actúan como mensajeros del sistema inmunológico facilitando la comunicación entre las células inmunitarias. De todas las citocinas que puede producir el organismo, las interleucinas (IL) están entrelas más importantes.Su acción fundamental es la de regular la inflamación a través de diversos mecanismos y, en general, pueden ser proinflamatorias y antiinflamatorias.

Volviendo a la música y sus efectos, en los últimos años se han realizado diversos estudios para medir los niveles de las citoquinas y de la inmunoglobulina A, hallándose que aumentan después del canto y/o de escuchar música (Fancourt, Ockelford y Belai, 2014). Con anterioridad, se conocía que las concentraciones de adrenalina y cortisol en sangre (generadas en situaciones de estrés) disminuían después de cantar durante una hora o incluso de escuchar música. Estas sustancias también influyen en el sistema inmunológico.

Por tanto, la influencia de la música en el sistema inmunitario ha dejado de ser un hecho pseudocientífico pues está avalado por importantes estudios de prestigiosos investigadores.

Puedes ampliar la información en los diversos enlaces adjuntos en este resumen.

Sin comentarios

Escribe un comentario